26 ene. 2010

Cosechando mis zanahorias.


Por cierto, es un título jocoso, ya que de zanahorias me falta muuuucho por aprender.
Igualmente, comparando con el año pasado, voy avanzando (a paso de tortuga).
El año pasado ni una de las zanahorias que planté prosperó.
Este año planté en maceta, algo obtuve.
Se cosechan pasados los dos meses. Hay que ir observándolas.

No obtuve zanahorias grandes, ni medianas. Pero obtuve zanahorias pequeñas que se pueden consumir. No tuvieron ataque de nemátodos ni enfermedades.
La experiencia en macetas me permitía cuidarlas de cerca, y lo que hice bien fue mezclar la tierra con un poco de arena, ya que las zanahorias requieren suelo algo arenoso.
Pero como la mayoría de mis cosechas, las planté tarde. Debí haberlas cultivado a principios de la primavera, en setiembre. Pero por falta de tiempo las planté bastante después. Tal vez eso haya condicionado en parte su crecimiento.
Luego, creo que las regué un poquito más de lo que necesitan…
En fin, los errores cometidos en fin de año pasado, se basaron especialmente en que me atrasé bastante en salir a dedicarme a mi huerta. Ahora, para evitar dicho error, voy a ir anotando en mi agenda diaria, con meses de anticipación, los próximos cultivos. Ejemplo, acabo de anotar para el primer domingo de octubre próximo “Plantar zanahorias”


Hay que ser cuidadoso al cosecharlas, no arrancarlas de golpe. Hoy tomé una cucharita y comencé a retirar tierra alrededor de la corona de la zanahoria...

Despacio fui retirando la tierra...

Listo! Ahora sí, podemos tironear despacio y retirarla. En este caso la tierra es arenosa y bastante suelta, no debo tironear con fuerza porque no es tierra dura.

La segunda zanahoria que he obtenido... ¡si me faltará por aprender!!

Qué cosecha eh!! Ya escucho las risas de algún huertero por ahi. Bueh... no voy a claudicar igualmente.




A no darse por vencidos. Hay que seguir insistiendo, mas en este mundo que hoy día nos brinda alimentos más sintéticos, enlatados, conservados y muchas veces hasta vencidos… Así que insistiré con el cultivo del “beta caroteno” …

Aguante la huertita casera!!!

22 ene. 2010

Macetas biodegradables III

** El Trasplante **

Ver Macetas biodegradables II

Continuamos...

Por fin el 10 de enero tuve tiempo de ir a trasplantar a mis pequeñas…
Di vuelta la tierra en un par de canteros, la mezclé con tierra abonada.



Como había comentado, estas macetas de celulosa que me regalaron no son 100% buenas, ya que les faltó turba en la creación y no son tan porosas como debieran. Las raíces de las plantas no logran traspasar sus paredes. Sin embargo, con el invento que me mandé, de colocarlas dentro de una fuente con agua… estuvieron húmedas todo el tiempo, con lo cual el material se fue ablandando y las plantas de zapallito lograron con sus raíces perforar la celulosa.









Miren qué buenas raíces han echado los zapallitos.





A la tierra, mis bebés!. Las tapamos bien y humedecemos un poco la tierra.




Trasplante de zapallito

Yo las trasplanté de mañana, alrededor de 9:30 hs de la mañana, pero en realidad los trasplantes, se hacen más temprano o preferiblemente de tardecita cuando el sol ya ha caído. ¿Por qué? Para que la planta se adapte al cambio, lo cual es más facil a la caída del sol, para que sufran lo menos posible. En especial las de zapallito tienen hojas muy sensibles al sol fuerte. Como ven en este canterito planté 3 de zapallito y las hojas ya se ven todas caídas por el calor del sol.






En este otro cantero trasplanté más de 20 plantas de tomate. Quedé muy contenta porque con tantas plantitas obtendría una buena cosecha, pero en las noches subsiguientes me llevaría una desagradable sorpresa...




Tomates

Finalmente, en otro cantero trasplanté otro zapallito y 3 plantitas de melón.


Zapallito



Melones (las plantas chiquititas)


Un poco de agua con la regadera, y a esperar la evolución.

Lamentablemente, la mayoría de las plantitas perecerían esa misma noche por un desconocido visitante...


Continuará...

12 ene. 2010

Macetas Biodegradables II

Hola, nuevamente!

¿Recuerdan mi siembra en macetas biodegradables del 10 de diciembre pasado? Si no lo recuerdan, les dejo el enlace: Ver el comienzo
Aqui continuamos...

20 de diciembre. A 10 días de la plantación tenemos varias plantitas de tomates (izquierda), 2 de melones (centro) y 3 de zapallitos.



31 de diciembre. Llegamos al último día del año... Los zapallitos se han estirado mucho, las plantitas crecen favorablemente.
Bueno, debo ir pensando en el lugar donde las plantaré.


Decido darme una vuelta por mi fondo, a ver cómo está mi "futura huerta", y digo futura porque esta primavera no he tenido tiempo de plantar y se me han atrasado los trasplantes demasiado... ya estamos en verano y yo recién con esto.... Encima ha llovido tanto esta primavera que cuando voy al fondo... UPS!! Dios mío! Pero… ¿esto es mi huertita o es una selva amazónica????






Mi madre! ¿Por dónde comienzo? Vuelta a la casa a buscar rastrillo, azada, serrucho, tijera de podar... y diga que no tengo machete como los que se van abriendo paso por la selva, sino también traía... (je!)



Bueno, el 1º de enero de 2010 comencé con la azada quitando yuyos, descubriendo montones de caracoles por todas partes... Y aunque me dio pena, serruché el viejo tangerino que estaba junto al “tanque de agua”. Este tangerino ya estaba enfermo, la mitad seco, hacía tiempo que no daba fruta, apenas una o dos tangerinas diminutas… (en la foto superior se ve aún el tangerino contra la lavadora, en la de abajo ya serruchado.)



Aquí están las plantitas de chauchas grandes. Le regalaron unas semillas a mi madre y hace poco las plantamos. Las trasplanté y en un par de semanas se transformaron en esta enredadera. Muchos yuyos?...


Listo, un poquito mas limpio... Piano, piano, se va lontano. No me apuren que el sol pica y la azada cansa....



El pasillo de entrada... ¡cómo ha crecido el pasto con esta lluvia!.... no se puede ni entrar...



Un poco de azada y rastrillo despues...


Pasto, enredaderas.... el alambrado ni se ve....



Bueno... un poco mejor... ahora veneno para caracoles y la cosa va mejorando...



Esto es todo por hoy, para ser el primer día del año.... me quedó una enorme montaña de yuyos cortados y por lo menos ya se puede entrar a la huerta. Ya trasplantaré mis plantitas en una futura entrada....

7 ene. 2010

Martín el Puestero

**LA DESPEDIDA... **

El año nuevo puede traer cosas buenas o malas, y en especial sorpresas.
Cuando ha ido mi madre esta mañana a comprar la fruta y la verdura al puesto que está a la vuelta de casa, se encontró con una inesperada mudanza. Ya no había cajones, ni verduras ni fruta. El local vacío y el puestero con otro señor, quitando lo que quedaba….
Qué tristeza!!


Martín es de esos jóvenes de barrio, trabajadores, respetuosos, amables, confiados. De esa gente tan buenaza de la que queda poca. Él te dejaba servir de los cajones, te fiaba si no podías pagar todo. Hasta incluso habíamos hecho sociedad hace un tiempo ya que me compraba limones de mi huerta. Yo llenaba un balde con limones de mis dos árboles, se los alcanzaba y él me anotaba las ganancias. Luego podíamos comprar la verdura y fruta que quisiéramos que nos la descontaba.
Nunca estaba de mal humor, siempre con una sonrisa medio tímida y dispuesto a charlar con la gente. Cordial como pocos jóvenes. Trabajaba todo el día en el puesto… trabajaba bien a mi parecer…. Nada hacía augurar esta despedida…. Mamá se puso casi a llorar cuando me contó.

Entonces, salí corriendo a despedirme antes que se fuera.... Fui a devolverle 7$ que le debía. Fui a gritarle: - ¡Traidor! – porque así lo sentía. Porque se iba mi socio, porque a nadie había avisado, porque ya no lo tendríamos tan cerquita para comprar su rica mercadería.
Me sonrió, estaba ya quitando las rejas del local, dejó por un momento el trabajo y me confesó. Que hacía un tiempo había pedido trabajo en las Canteras de La Paz (ciudad limítrofe a la mía), y que anteayer le habían confirmado puesto de maquinista. Que luego de 5 años de tener la verdulería, la dejaría para probar suerte en un trabajo mejor remunerado.
Entonces, le desee mucha suerte. Porque aunque tenga unas lágrimas comprimidas en el corazón y sepa que lo voy a extrañar mucho cuando pase por allí cada día…. sé que merece mejorar. Que si hay alguien que se ha ganado el respeto y la oportunidad de mejorar laboralmente, es él.

¡Cómo voy a recordarte cuando paseando por mi huerta, vea los limoneros rebosantes de fruto y no tenga a quién llevárselos!….

¡Mucha suerte Martín!

Related Posts with Thumbnails